Simplificar colecciones y el Apego a objetos

 

DIogenes-of-Sinope_1_1250
Diógenes de Sinope, que presta su nombre al contradictorio Síndrome de Diógenes.

Hola! hoy quiero hablarte sobre el que para mi va a ser uno de los grandes desafíos en este proceso de SimplificarMe: Reducir mi colección.

Dá igual de lo que sea: películas, cómics, libros, sellos, cromos o, como es mi caso, videojuegos; si eres coleccionista, reducir/simplificar/optimizar una colección es un proceso muy difícil y un auténtico reto personal.

Podría escribir aquí un larguísimo texto de psicobiología y psicología cognitiva-conductual al respecto pero no es necesario (aunque si quieres que profundice en el tema deja un comentario  ;] ). Basta con que sepas que coleccionar pone en marcha varios mecanismos en nuestro cerebro que, biológicamente, te empujan a generar un vínculo con los objetos de dicha colección.

El más importante de estos mecanismos es el apego (o attachment) que puede definirse como un lazo afectivo muy intenso con algunas personas u objetos.

En un futuro te hablaré sobre el apego hacia personas, pero en lo que a objetos se refiere, ese apego a cosas materiales hace que te aferres a ellos más que por el valor que realmente aportan, por la sensación de pérdida que se genera cuando piensas en deshacerte de ellos.

Es lo que Jean Piaget, epistemólogo, psicólogo y biólogo, muy conocido por estudiar el desarrollo infantil, acuñó como endowment effect o aversión a la pérdida.

Piaget realizó un experimento en cual un grupo de niños podía elegir como recompensa por realizar una tarea, una taza de colores o una tableta de chocolate. En ese experimento de control, aproximadamente la mitad de los niños eligió la taza mientras que la otra mitad el chocolate.

Piaget.jpegCon otro grupo hizo un pequeño cambio: le dio a los niños la taza primero y luego, al realizar la tarea, les dio la opción de cambiarla por el chocolate. El resultado fue que poco más del 10% quiso cambiar el regalo original (la taza). Lo mismo ocurrió con un grupo de niños a los que les dio primero la tableta chocolate con la opción de cambiarlo por la taza: también apenas el 10% quiso intercambiarlo.

El resultado de este experimento demostró que las personas, una vez consideraban un objeto como “de nuestra propiedad”, simplemente no queremos desprendernos de ello.

A esto hay que añadir el modo en que, socialmente, los objetos que poseemos nos definen:

  • Algunos objetos nos dan prestigio, posición o estatus y nos hacen sentir importantes y reconocidos (lo que aporta sensación de placer).
  • Otros proporcionan sensación de seguridad. Son todas esas cosas que guardas para tenerlas a mano por si  ¿y si algún día necesito…?, ¿Y si algún día me apetece…?.
  • También Hay objetos por los que sentimos una vinculación afectiva y tienen un significado muy personal. Aquellos que consideras especialmente importantes para tí.
  • Otros ayudan a disparar recuerdos de momentos vividos, o de personas queridas, lo que aporta cierto nivel de placer; o puede que tengas la sensación de que, sin ellos, los olvidarás para siempre (aquí entra en juego la nostalgia).

Es toda esta vinculación emocional con los objetos te empuja a retenerlos y dificulta que  puedas deshacerte de ellos. Te darás cuenta que tu cerebro (tu biología) lucha contra la simple idea de sacar esos objetos de tu vida porque sentirás sensación de agobio, angustia y remordimientos.

A grandes rasgos (y explicado de forma muy básica) a nivel bioquímico adquirir un objeto para tu colección, contemplarla y recrearte en ella genera endorfinas (la llamada hormona de la felicidad) lo que genera placer. Ese placer refuerza la conducta de adquirir objetos lo que te empuja a conseguir más para recibir más placer, entrando así en un círculo vicioso interminable.

Ejercitar-el-cerebro-para-ralentizar-la-pérdida-cognitiva.pngO mejor dicho en una espiral viciosa interminable por que el problema es que esta sensación de placer se mantiene solo a corto plazo y además genera tolerancia, lo que significa que cada vez necesitas una mayor cantidad de estímulos para generarla (objetos cuya adquisición te den un chute de endorfina en el cerebro). Es por ese motivo que las colecciones son virtualmente interminables, porque los coleccionistas cada vez necesitamos más, ampliando nuestros criterios de colección, ya que al fin y al cabo adquirir objetos es una fuente de placer (nos hace sentir importantes/seguros o accede a algún recuerdo) y no queremos que se termine.

Por otro lado, tan sólo el pensar en deshacerte de parte de tu colección genera epinefrina y reduce los niveles de oxitocina (el coctel hormonal de la ansiedad y el miedo)  lo que se traduce en todas esas sensaciones que te he relatado un poco más arriba.

Probablemente ahora estés esperando que añada la típica lista del tipo:  “Los cinco trucos para reducir mi colección sin sufrir”. Bien pues esa lista no existe, no hay formulas mágicas ni estrategias infalibles, depende muchísimo de la persona, de su carácter, de su base biológica, de su histórico vital… y muchos factores más.

Lo que sí te puedo decir es que si quieres seguir un estilo de vida Minimalista o si, como yo, no te consideras como tal pero quieres simplificar un poco tu vida, tienes que estar mentalmente preparado así que reducir tu colección, por lo que te recomiendo que sea de los últimos retos a acometer. Si finalmente te decides a ponerte a ello, la mejor forma es no abordarlo de una vez si no de forma gradual.

Decirte también que en futuras entradas relataré mi proceso y lo que vaya haciendo para vencer esa resistencia por apego a reducir mi colección. Espero que te sea de ayuda.

Y esto es todo por hoy, ahora ya sabes a lo que te enfrentas, y como puedes ver no va a ser un proceso sencillo. Pero quiero darte ánimos por que una vez consigas romper esa resistencia que genera el apego, la sensación que aparece al deshacerte de esos objetos que coleccionas y realmente no te aportan un valor real (ya sea emocional, de utilidad, de bienestar, económico, social, o del tipo que sea) es de liberación y tranquilidad.


Y tu ¿Eres coleccionistas?, Cuéntame más sobre tu colección. ¿Has pensado en reducirla o en deshacerte de parte de ella? ¿Cómo te sientes al respecto?

No lo dudes y deja un comentario ¿Charlamos?

 

Anuncios

4 comentarios sobre “Simplificar colecciones y el Apego a objetos

  1. Tengo la experiencia que si comienzo a coleccionar algo, quiero tenerlo todo, aunque obviamente mucho de eso ni lo uso no me gusta, pero la sensación de que me falta el número 33 de una colección de 200 me causa tristeza. A veces sigo coleccionando algo que ha dejado de gustarme, solo porque ya inicie la colección. Sucede que mucho de lo que colecciono simplemente lo apilo, ni lo disfruto, ni lo uso, ni vuelvo a ver. Con estos antecedentes deben imaginar que después de 20 años de coleccionar comics de los X-Men fue muy difícil dejar de hacerlo, pero en realidad no fue así, sino por el contrario me sentí aliviado de dejar de hacerlo. Ahora tengo unas seis cajas de 50 kilos de cómics que tengo que depurar, creo que no lo he hecho por falta de tiempo, o quizás algo dentro de mi se resiste a hacerlo. Saludos afectuosos.

    Me gusta

  2. Creo que esa simplificación es complicada. En mi caso fue un paso más sencillo dejar de comprar cómics, libros y videojuegos porque se dan dos circunstancias particulares: soy fan de la ciencia ficción y soy un geek de toda la vida. Así, los libros en formato físico dejé de comprarlos hace muchos años cuando salieron los primeros ebooks. La verdad es que es un fantástico diseño para leer y no eché de menos las páginas impresas. Al mismo tiempo, me sentía en el futuro: esos dispositivos que utilizaban en las novelas de ci-fi para leer ahora lo tenía en mis manos.

    Los cómics fue algo similar. En cuanto perfeccionaron el Ipad, con el Ipad 2, llegué a la conclusión que se acabó comprar comics en grapa. Era ligeramente más pequeño que un cómic pero se podía ajustar para leer estos cómodamente en su tamaño. Se acabó las pilas y pilas de cómics.

    Los videojuegos fue igual de natural y no me dolió porque fue prácticamente obligado por el mercado. COmo decía, soy geek y siempre he buscado la mejor plataforma para jugar y opté por el PC por encima de las demás: retrocompatibilidad total, más potencia que lleva a jugar las mejores versiones de los juegos y el PC me permite hacer muchas más cosas. Plataformas como Steam con guardado en la nube, los juegos en la nube, y cien cosas más, por un lado, los juegos que se actualizan constantemente y eso no está en el disco, por otro, a lo que hay que añadir que los juegos físicos apenas incluyen la carátula y el disco es un DVD en el que apenas entran los instaladores, hicieron que me pasara rápidamente al juego digital.

    Así que solo compro los libros y cómics que son ediciones especiales y en videojuegos cambia un poco: en físico ediciones de coleccionista y exclusivos de las consolas aparte de ofertas que salgan más baratas que comprarlo en digital. Hay que aclarar que en PC un juego en físico incluye la copia física y la digital.

    Además no me gusta mucho comprar en digital en consola porque es una plataforma que tiene tendencia a morir cuando la consola que lo soporta muera. Quizá la mejor opción en ese caso sea la ONE que por el momento Microsoft es retrocompatible y parece que quiere seguir con esa política. Pero recuperar los juegos que compré en PSP digitales a día de hoy es más que complicado porque Sonu cerró la PSP Store. Así que prefiero los juegos físicos de consola auqnue lo ideal sería adquirir las versiones GOTY de aquellos que los tengan porque se supone que ya estarán arreglados todos los problemas con los que salieron en su momento y todo incluido en el disco.

    Por otro lado, lo de simplificar fue fácil porque me molaba disfrutar de esta nueva manera, pero lo anterior que tenía no me deshago de ello por todo lo que dices en el artículo. También porque está en el trastero y no molesta. Apenas son unos veinte baúles llenos de cómics y libros. Pero mi intención es enfrentarme a ello antes del fin de este mes para aliviar problemas de espacio.

    Ya te diré qué tal.

    Estupendo artículo, mucha suerte con ello. Saludos fremen.

    Me gusta

  3. Interesante entrada, hace poco vi un trabajo en otro sentido que trabajaba el concepto de coleccionar. Has explicado muy bien las causas de el comportamiento del coleccionista (y de gente no tan asidua), que siempre es importante para entender un poco las cosas. En lo particular, colecciono cómics más que nada, y siempre que puedo engroso algo más colección, aunque tampoco es que posea tanto material. También a veces he pensado en hacerlo con figuras, pero siempre intento priorizar en cosas básicas primero.

    Lo que sí tengo claro y he visto, es que tener colecciones grande puede ser un problema importante cuando hay que trasladar las cosas jaja.

    Saludos! Gran texto e interesante nuevo proyecto bloguero.

    Me gusta

Responder a fenixwave Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s